BACK IN THE DAYS

 

Si me pongo a hacer memoria, recuerdo que desde muy pequeño ya me interesaban muchas cosas que eran Hip-Hop aunque yo aún ni supiese lo que era eso. Sentía una atracción especial por un determinado tipo de patrones rítmicos, por canciones con letras largas que disparaban montones de conceptos en poco tiempo. Veía a gente moverse con algunos ritmos, y creía que eran acróbatas. Todo eso iba adornado con unos sonidos, que no provenían de ningún instrumento que yo conociese. Y no sólo lo disfrutaba en casa, la tele o la radio, sino que también me gustaba salir a la calle y fijarme en esas letras grandes y coloridas que había por los muros de mi barrio.

Mientras disfrutaba con eso, y sin que a priori tuviese mucho que ver, pasaba muchas horas de mi infancia escribiendo. Por gusto, me sentaba y me inventaba historias, pequeños relatos, cuentos, historietas… a veces porque quería contar alguna idea que se me había ocurrido, y otras veces porque me ayudaba a plasmar algún pensamiento más personal. Llegado a cierta edad, en mi caso alrededor de los 14 años, uno empieza a hacerse una idea del mundo. Ya no eres un mero espectador, y empiezas a opinar sobre las cosas, y a decidir si algo te parece bien o mal. En ese punto, estas reflexiones dejan de convertirse en un elemento con el que jugar, y empiezan a cobrar forma como prolongaciones de mi pensamiento en las que pongo mucha atención en el formato, aunque aún no tenían intención de convertirse en canciones. Recuerdo que en 1999 tuve mi primer contacto directo y consciente con el rap. Gracias a un amigo, el primero que yo recuerdo que controlase de rap y que me pasaba algunos cd’s en el recreo del instituto, descubrí que aquella música que ya admiraba sin saber qué era, estaba a mi alcance. Contrariamente a lo que suele ser habitual, yo no me sumergí en el rap americano hasta bastantes años después, ya que aunque me gustaba escucharlo, el no comprenderlo me hizo aficionarme al rap que podía entender, y así fue como escuché las maquetas y el primer maxi de Hablando en Plata, y los grupos y discos que se estaban asentando por aquel entonces: Frank T, VKR, CPV, Violadores, La Puta Opepé, Geronación, Ari…

 

APRENDIZAJE AUTODIDACTA

 

Creo que fue a partir del año 2003 cuando empecé a interesarme por el beatmaking. Decidí que quería convertir en canciones lo que escribía, y no tenía muy claro cómo conseguir instrumentales.

En aquellos años entraron en mi ordenador los primeros editores de audio a los que tuve acceso, y empecé sampleando (sin saber qué era eso) breaks que me gustaban y añadiéndole algún efecto muy rudimentario, para darle algo de personalidad y empezar a entenderlo como algo mío. Con el tiempo fui indagando, y gracias al acceso a internet empecé a aprender por mi cuenta sobre software especializado y a empezar a trabajar en el beatmaking de manera más técnica, aunque por aquel entonces los resultados no eran más que la suma de experimentos en la búsqueda de un sonido que no tenía muy claro como alcanzar. Seguí practicando durante años, mientras hacía mis primeros temas, esos que con el tiempo acaban dándote vergüenza ajena. Los primeros fueron grabados con el micrófono del propio ordenador, más tarde con un micro dinámico prestado al que le coloqué un calcetín… en fín, alta tecnología.

Mientras desarrollo esta primera etapa de beatmaking, ocurren varios hechos importantes: empiezo a consumir música e información a través de internet de manera indiscriminada, me compro mi primer plato, empiezo a asistir a conciertos de rap, y reúno en un cd los temas que había creado hasta la fecha bajo el título “El previo” (no hace falta decir que la mala calidad artística y de sonido hace que apenas lo dé a conocer). La suma de todo esto provoca que comience a conocer gente del mundillo que también empezaba a hacer sus canciones o que ya tenían grupos, y provoca que tome la decisión de dedicar cada euro a conseguir más música y mejorar el sonido de lo que había empezado a crear. Así en 2008 nace mi homestudio: PhonkYou Records.

 

CREACIÓN Y EVOLUCIÓN

 

Dedico muchas horas a la música durante los años siguientes, haciendo instrumentales, escribiendo y grabando temas, practicando scratch… y con el tiempo, empiezan a surgir las oportunidades de colaborar y de empezar a hacer algo en lo que nunca había tenido prisa: enseñarlo. En 2010, me subo al escenario por primera vez, y lo hago como dj del mc Neoh, para la presentación de su maqueta “Yo y mis circunstancias” que grabé y mezclé, y en la que produje varios temas. Con este trabajo tocamos durante un par de años, y nos hicimos con el primer premio del concurso UmaMusic organizado por la Universidad de Málaga, en 2011.

En 2011 lanzo una beattape llamada “Street Breaks”, en la que ofrezco instrumentales para breakdance de diferentes estilos. A finales del mismo año termino el segundo volumen de la serie, llamado “Street Breaks 2: approved for b-boys”. Como mc, decido dar salida a una serie de temas que había ido componiendo desde 2008 en una maqueta llamada “Hablo conmigo”, la primera que doy a conocer al público, en el año 2012.

A finales del mismo año, también publico “Hombre del Renacimiento”, mi primer trabajo como mc concebido como tal desde un principio. En este trabajo pongo en valor el concepto de una persona que es capaz de destacar en diferentes ramas del conocimiento, siendo un reflejo de mi propia actividad, ya que hasta ese momento solía encargarme de todas las facetas de desarrollo de cada uno de mis trabajos. Los años siguientes los dedico a trabajar de una manera más externa. Dedico mucho tiempo a crear instrumentales, algunas para otros artistas, pero también continúo tocando en directo, en esta época acompaño al mc Rob Renedie (llegando a telonear a El Chojín en su gira “I.R.A.”), y al grupo Algo Original, lo que me da la oportunidad de entrar en la mayoría de las salas más importantes de Málaga; también lo hago como dj invitado para diferentes eventos y fiestas, y como mc colaborando fuera del circuito Hip-Hop. También lanzo un par de beattapes con instrumentales de uso libre, para cerrar una etapa de producción. A partir de ese momento, con todo lo aprendido hasta entonces y con la intención de un cambio de dirección en el estilo y la profesionalidad, empiezo a producir beats de manera más profesional, exclusiva y detallista.

En 2014 me mudo, y conmigo se muda PhonkYou Records, donde he desarrollado todos mis trabajos, y los de otros artistas durante estos años. En esta nueva localización puedo trabajar de manera más autónoma, y ofrecer un espacio creativo a los artistas que lo necesiten. En esta nueva ubicación es donde he creado “Street Breaks 3: end of trilogy”, última entrega de mis ep’s dedicados al breakdance. Actualmente sigo colaborando con otros artistas tanto en la producción como en la grabación y mezcla, o en actuaciones en directo; a nivel personal me encuentro preparando un nuevo trabajo como mc que espero vea la luz lo antes posible.